jueves, 7 de diciembre de 2017

Criminalidad | Con operativo al estilo Caballo de Troya cayó un cabecilla del Bajo Cauca

Onán de Jesús Ricardo Ensuncho, alias “Onán”, capturado en Tarazá, Antioquia. FOTO: cortesía Policía Nacional.

POR: NELSON MATTA COLORADO 


Una ingeniosa operación de la Policía, emulando la estrategia del caballo de Troya en la antigua Grecia, terminó con la captura de uno de los presuntos delincuentes más buscados de Antioquia.

El objetivo de los uniformados era Onán de Jesús Ricardo Ensuncho, alias “Onán”, supuesto cabecilla financiero de la organización criminal “los Urabeños” o “Clan del Golfo” en la subregión del Bajo Cauca.

De acuerdo con el relato de las autoridades, desde el año pasado se habían incrementado las pesquisas para dar con su paradero. Incluso fue incluido en la lista de los más buscados, pero ubicarlo resultaba difícil por la compleja red de contactos y campaneros que la banda tiene desplegados en la zona, y que le advertían el más mínimo movimiento de la Fuerza Pública.

En los últimos días, los agentes que le siguen el rastro recibieron información importante, según la cual “Onán” se desplazaría hacia la casa de sus suegros en el corregimiento La Caucana, del municipio de Tarazá. Los investigadores sabían además que el anillo de seguridad del cabecilla contaba con un listado de placas de vehículos de la Policía, por lo que debían emplear otro automotor para aproximarse al blanco.

En la mañana del martes, seis miembros del Comando de Operaciones Especiales y dos agentes de la Dijín se montaron en un camión de verduras. Mientras los agentes conducían, simulando ser distribuidores del revuelto, los comandos iban escondidos en el volco, entre los bultos de papa y cebolla.

Estuvieron 24 horas con la fachada, dando vueltas por la zona sin asomar la cabeza, para que los campaneros de la estructura ilegal se acostumbraran a la presencia del vehículo. Así lograron acercarse al sector La Loma, donde pernoctaba Ricardo Ensuncho en una vivienda.

A las 3:00 de la madrugada de este miércoles, los comandos saltaron del camión y allanaron la propiedad. “Onán”, sin escolta y desarmado, no tuvo más opción que rendirse.

El prontuario

Según archivos judiciales, conocidos por EL COLOMBIANO, en la década pasada Ricardo fue hombre de confianza de Ramiro Vanoy, alias “Cuco”, comandante del bloque Mineros de las Auc, facción que delinquió en Bajo Cauca y especialmente en Tarazá.

Tras la desmovilización del grupo en 2006, siguió en la clandestinidad y se sumó a las filas de “los Urabeños”. En la actualidad es sospechoso de coordinar las finanzas ilícitas de una subestructura de la organización, denominada bloque Pacificadores de Córdoba y Bajo Cauca, a órdenes de Aristides Meza Páez (“el Indio”) y Luis Vargas Gutiérrez (“Pipón”).

El informe del caso precisa que el detenido, de 39 años, “es señalado de los cobros extorsivos al sector minero y maderero, encargado del narcotráfico en la región y el tráfico de armas, municiones y explosivos”.

De la investigación preliminar, liderada por la Dirección de Fiscalías contra la Criminalidad Organizada, se desprende que “Onán” estaría enlazado con bandas del corregimiento Altavista de Medellín, aliadas a “los Urabeños”, para surtirlas de armamento y munición. Esta zona del suroccidente de la ciudad estuvo encendida entre junio y septiembre del presente año, por cuenta de enfrentamientos diarios entre combos locales y los grupos “urabeños”, que dejaron 14 muertos, dos paros de buses, dos rectores de colegio y el alcalde amenazados, deserción escolar de 200 niños y 80 desplazamientos forzados.

Tras la captura, “Onán” fue trasladado a Medellín para la audiencia de control de garantías, donde la Fiscalía le imputará el cargo de concierto para delinquir con fines de homicidio, extorsión y tráfico de estupefacientes.

[con informacion de el colombiano]

No hay comentarios.: