jueves, 30 de noviembre de 2017

La masacre que pasó desapercibida en Caucasia hace menos de 2 meses

Además de los 5 multihomicidas sobre los que pesaba circular azul de Interpol, fueron capturados un concejal y una enfermera de Tarazá, así como 60 personas presuntamente afiliadas al Clan del Golfo en el Bajo Cauca.


Desde hace algún tiempo, las cosas se han estado ‘calentando’ en el Bajo Cauca antioqueño. El síntoma más claro de este aumento de la violencia fue la masacre de 5 personas que ocurrió en el municipio de Caucasia hace cerca de mes y medio y que pasó desapercibida. Lo que revelaron las investigaciones posteriores fue que al parecer se trataba de 5 hombres delegados por una organización delincuencial de Medellín para copar espacios de venta de droga en la región.

En aras de realizar sus labores de inteligencia, los hombres habrían contactado a un sujeto conocido bajo el mote de Bebé, quien los esperó en la terminal de transportes y los escoltó en taxi desde la salida del autobús hasta el lugar en el que fueron asesinados.

Lo que no sabían los invasores es que alias Bebé, -presunto autor intelectual del homicidio- era en realidad uno de los cabecillas de la subestructura Virgilio Peralta Arenas, afiliada al Clan del Golfo. Sobre su cabeza y la de sus compañeros Escalera, Rubén, Andrea y Juan Campanero pesaba una circular azul de Interpol, lo cual los transformó en objetivos prioritarios de la fuerza pública en la región e hizo que fueran unos de los primeros capturados dentro del megaoperativo que tuvo lugar esta semana en el Bajo Cauca y que condujo la policía de Antioquia.

Tan sólo en Tarazá y Caucasia fueron aprehendidas 30 personas, entre las que se contó un concejal de Tarazá, así como una enfermera y un encargado de recursos humanos del hospital local. De acuerdo con lo que pudieron establecer los investigadores, el concejal habría sido parte del componente político del grupo delincuencial y era el encargado de vigilar a los contratos que celebrara la administración, para estar seguro de que el tentáculo del Clan del Golfo obtuviera su tajada de cada uno de ellos a través de la extorsión.

En cuanto a la enfermera, que se había desmovilizado del Bloque Mineros unos años antes, tenía la tarea de curar a los cabecillas de mayor rango de la subestructura que fueran heridos en combate. Mientras que el trabajador de recursos humanos transportaba en ambulancia a los lesionados y evitaba que el hospital reportara a los heridos por bala que se presentaran en su sede. Además de que al parecer recogía los medicamentos necesarios para el frente Virgilio Peralta y se encargaba de corromper a uniformados de la fuerza pública local.

Durante la operación que fue planeada a lo largo de todo el año, los agentes de la agencia Seccional de Investigación Criminal, de Inteligencia y del Grupo de Operaciones Especiales capturaron a un total de 67 personas en menos de 24 horas, entre las cuales 16 personas cayeron en Yarumal y 21 en Guarne, también presuntamente pertenecientes a clanes afiliados al grupo del Clan del Golfo, antiguamente conocido como los Urabeños.

Además de dedicarse al tráfico de estupefacientes, los integrantes de las bandas “De Muelas” y “Los Cachorros” son señalados de haber participado en decenas de homicidios, extorsiones y desplazamientos, así como de la utilización de artefactos explosivos como el que lesionó a dos policías y dos civiles en mayo pasado en el municipio de Cáceres.

Motivo por el cual serán imputados por los delitos de delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego, tráfico, fabricación y porte de estupefacientes y concierto para delinquir agravado, entre otros.

[con informacion de semana]

No hay comentarios.: