jueves, 2 de noviembre de 2017

Bajo Cauca | José Bayron Piedrahíta: un empresario perseguido

José Bayron Piedrahíta Ceballos

Por: Evaristo Pérez Martínez
Caucasia. Es el Empresario que mas ha mojado prensa los últimos meses en Colombia, incluso, el exterior: Vinculado por el Gobierno de los EE.UU en la lista Clinton, pero sin ninguna orden de captura; en Colombia le hicieron extinción de Dominio  a sus bienes, cinco meses después, se los devolvieron en una decisión histórica e inédita en la legislación Local.

Nacido en Bello, Antioquia, en 1.958, en el hogar de David Arturo Piedrahíta y María Ligia Ceballos, Costeña, en total son ocho hermanos: Edinson, Elvia, Teresa, Gladys, Nérida y los ya fallecidos, Héctor y Óscar. Su juventud fue muy tranquila, una familia normal, de clase media, con un Padre Trabajador y una Madre muy dedicada al hogar, les dieron una excelente educación y estudios, levantándolos por el camino del bien. “Básicamente tengo unos recuerdos muy bonitos de mi infancia, la primaria la hice en Bello, el Bachillerato en el Colegio Militar José María Córdoba y luego ingresé a la  Escuela Militar de Cadetes en Bogotá y me gradué como Oficial del Ejercito en el Grado de Subteniente y Economista”, Nos comenta, con cierta alegría en su rostro.

Está casado con Claudia Janeth Castillo Londoño, Citóloga de profesión, de cuya unión hay cuatro hijos: Luisa Fernanda, 30 años, casada, quien maneja la Fundación Amor y vida por los niños; José, 28 años, quién maneja la Constructora; Andrés, 26 años, maneja todo el negocio de la Ganadería (la Subasta), y Sofía, de 14 años, que está terminando el Bachillerato.

Un hombre culto, amable, buen conversador, jovial, visionario y con una mente muy abierta a las perspectivas de negocio, nos comentó como fue su inicio en el campo Empresarial: “Me retiré del Ejército en 1.984, ese año, ingreso como Director del Colegio Militar, en la parte Militar, y me dedico a la Academia por tres años, luego me independizo, compro una Ferretería en Medellín con la liquidación y una plata que tenia por la muerte de mi Padre. En esa época hay muchos robos, asesinatos en Medellín, nos matan a dos hermanos, Héctor y Óscar, era la época de Pablo Escobar, viéndonos amenazados, vendo la Ferretería y decido irme para Cali, Valle del Cauca. Allí me caso con mi esposa, estábamos de novios en Medellín, e invierto en una Finca cafetera en Sevilla, Valle, era la época de la bonanza cafetera, me fue muy bien, entre 1.988 y 1.993, en ese año comenzó a desmejorar el negocio; me ofrecieron una finca en Caucasia, la miré por la vía a Nechí, me gustó, vendí la finca cafetera y compré la de Ganado”.

El Ex militar, ahora Empresario de ganado, se viene a vivir nuevamente a Medellín, el panorama había cambiado por la muerte de Pablo Escobar, visualiza que el futuro de la Ganadería está en la comercialización y la idea del Frigorífico ronda su cabeza; pero, necesitaba un socio. Contactó a Israel Rojas, a quien había conocido en el Valle del Cauca y tenia participación en Frigo Yumbo, lo convenció para invertir en Caucasia, por las ventajas y ubicación geográfica, hablaron con el Alcalde de la época, José Nadín Arabia y formalizaron una Sociedad de Economía Mixta: el Municipio quien aportó los terrenos, José Piedrahíta e Israel Rojas, comenzaron la construcción del Frigorífico del Bajo Cauca en 1.996, al año siguiente quedó terminado, simultáneamente montaron la Subasta, SUBACAUCA, e hicieron alianza con 200 Ganaderos de la zona. A partir del año 2001, comenzaron momentos críticos, porque el Municipio de Caucasia entró en ley de quiebra, al ser este socio se vinieron unos embargos, para entonces la planta de empleados era de 60, se vendía carne a todos los municipios del Bajo Cauca, se montaron las primeras cavas y se proyectaba expandir el negocio hacia Medellín y otros sectores. Los dos socios se reunieron y compraron la participación del Municipio, quedando el Frigorífico como empresa privada.

Hoy el Frigorífico del Bajo Cauca, genera 250 empleos directos, la Subasta 60 y la segunda sede del Frigorífico ubicada en Cáceres, 60; allí se lleva a cabo las transformaciones de todos los subproductos del ganado. La empresa en estos momentos está consolidada, se está exportando pieles a la China, Tailandia, México y antes a los EE.UU.

Como apéndice social, se creó la Fundación Amor y vida por los Niños, hace 12 años, entonces se manejaban dos alternativas: los niños o los ancianos; se optó por los primeros por la situación de vulnerabilidad,  desnutrición y la falta de educación. Según José Piedrahíta, esta idea se venía madurando desde tiempo atrás: “Era el sueño de mi señora y mío, podíamos ayudar en su recuperación y ser parte de su educación, hoy tenemos niños que están terminando el bachillerato y fuimos el pilar del inicio de ellos”.

Hace un año, Luisa Fernanda Piedrahíta, es la Presidenta de la Fundación y destaca logros muy importantes de esta obra social: “Actualmente brindamos el servicio de comedor a 160 niños, con desayuno y almuerzo diario de lunes a viernes. Empezamos también con el centro educativo, donde atendemos niños entre los 4 o 5 años que están en la edad de Preescolar y transición, el numero llega a 40 y el centro lleva funcionando 5 años”. Explica Luisa Fernanda, que la proyección que tienen es seguir brindando esa parte de alimentación, pero, también avanzar en la parte educativa, el sueño es crear un Colegio, para año tras año ir abriendo un curso gradualmente hasta tener la básica primaria. “Estamos certificados y avalados por el Ministerio de Educación, constantemente hacemos  actividades con los niños en la parte lúdica,  recreativa y deportiva; pero siempre es complicado conseguir los recursos para estas actividades” puntualiza la Presidenta.

La Fundación también maneja el plan Padrino, es opcional para las personas de buen corazón que quieran hacer una donación mensual cubriendo alimentación y educación, son  $60 mil pesos al  mes por cada niño. Luisa Fernanda, hace una aclaración: "Son muy pocas las personas que no pertenecen a  la empresa que apadrinan, nos ha faltado mas proyección por fuera, algunos no saben de nuestra labor, por eso invitamos a que Caucasia y el Bajo Cauca conozcan esta obra y el trabajo gratificante con los  niños en su nutrición y educación”.

Dejamos las mieles del trabajo social, los niños, las sonrisas tiernas, para adentrarnos de nuevo a la realidad y al entorno de un hombre sencillo, trabajador, buen Padre, carismático y espíritu empresarial; a pesar que de Él se ha dicho, se ha señalado, tanto en la Justicia local e internacional poniendo su nombre en tela de juicio, donde su familia se ha visto afectada, sus empresas estigmatizadas y golpeadas económicamente; en su afán de limpiar su nombre se ha presentado a la Fiscalía y a la Embajada de los EE.UU, y no ha sido requerido; simplifica su situación de la siguiente manera: “En Colombia hay 936 José Piedrahíta, y José Bayron Piedrahíta, hay uno solo. Han cogido al Fiscal Moreno, a Otto Bula, porque apenas están en la lista Clinton, de una vez son capturados como narcotraficantes”.

En una pequeña sala de juntas de su Empresa nos narra la realidad que está viviendo: “De mi se ha hablado muchas cosas, se ha dicho que soy Jefe de la Oficina de Envigado, pero yo cada vez que sale algo respondo y doy la cara, me muestro a los medios, hablo con los periodistas, soy una persona pública, no me he encerrado, me identifico con mi cédula. Si fuera culpable estaría escondido: lo dije a otros medios de circulación nacional, si yo soy el Jefe de la Oficina de Envigado por que no me han capturado, siempre he estado en mi casa. A mi hicieron extinción de dominio, me quitaron mis bienes, y es la primera vez en la historia de la Fiscalía que me tuvieron que devolver todas mis propiedades  a los 5 meses. Se dice que soy prófugo de los EE.UU, la pregunta es ¿Porqué no me capturan? En éstos momentos estoy incluido en la lista Clinton, estoy perjudicado, mis empresas están afectadas, dejamos de exportar pieles a Norteamérica; pero no hay ninguna prueba que yo sea el individuo de que hablan allí en EE.UU; yo me llamo José Bayron Piedrahíta… no José Piedrahíta”.

Este entusiasta empresario que saca fuerzas gracias a la unión y apoyo familiar, no se ha dejado tocar por la política; es mas se considera apolítico, ha apoyado algunas campañas por el interés comercial de sus empresas. Por ahora sus energías están enfiladas en demostrar su inocencia: “Es lo más importante, voy a demostrarle al País y al Mundo, porque la noticia mía salió en los EE.UU y todas partes como Jefe de la Oficina de Envigado, entonces es demostrar que no soy ningún bandido como hablan allí y como han dicho medios sin ningún escrúpulo lanzando juicios temerarios”.

Este hombre muy creyente en Dios; pero no en las Religiones, amante del Ejercicio físico, seducido por las lecturas de historia y Paulo Coelho, que le molesta la mentira, y que su mayor felicidad es la sonrisa de un niño, cree mucho en el Proceso de paz como lo planteó el Presidente Santos: se ha bajado la violencia, los secuestros, los ataques y esto es positivo para el País. Es un eterno enamorado de la Región e invita a todos unidos trabajar por su desarrollo: “El Bajo Cauca es una Región muy linda, próspera, que podemos hacer mucho por ella, pero siempre y cuando haya disciplina tanto en sus mandatarios como nosotros mismos. Yo creo que por eso los Alemanes van tan bien, por la disciplina”.

Ese es José Bayron Piedrahíta Ceballos, el empresario que lucha por demostrar la equivocación de quienes lo acusan; pero también, el ser humano con virtudes y defectos, que sueña terminar su vejez viendo a sus hijos realizados manejando las Empresas, terminar esta tortura demostrando su inocencia y descansar en una playa con su señora y sus nietos.

No hay comentarios.: