sábado, 11 de noviembre de 2017

El INPEC de Caucasia: cada día más corrupto


Por: LeidermanOrtiz Berrio
Email: prensa32@hotmail.com
 Centro penitenciario carcelario de Caucasia.

Caucasia cuenta con un Centro Carcelario que no tiene las mínimas condiciones de seguridad, el cual está compuesto de tres patios y cada uno tiene un promedio de 50 reclusos, aproximadamente, sin descartar que hasta la fecha hay un hacinamiento bastante grande que pone en riesgo la protección de los Derechos Humanos de cada interno, ya que las condiciones en las que viven estos son infrahumanas.

La verdad del pueblo pudo llegar a tener varias fuentes desde la cárcel, lo que le dio la oportunidad a este medio de escuchar las inconformidades con las que viven los reclusos, además, de conocer un poco acerca de la supuesta mafia que existe con algunos guardianes del INPEC de Caucasia.

Es tanta la corrupción que hay con los guardianes de la Cárcel de Caucasia, ese lugar carcelario no es una mansión como para decir que es imposible de controlar cualquier control que se haga para el ingreso del visitante, pero si es raro ver como ingresa fácilmente la droga, celulares, y una cantidad de cosa que está totalmente prohibido. 

Están pequeño esa cárcel que hasta los guardianes se tropiezan entre ellos mismo, y además no se puede comparar la cárcel de Caucasia con la de Bellavista, la de Pedregal, o La Modelo etc. que esos  centros penitenciarios son sitios de alta seguridad y tienen una construcción de área muy grande y que se podría  equivocar que es más difícil de manejar y controlar tanta gente que van de visita a su familiar.

Pero en Caucasia para entrar a la cárcel lo primero hay que hacer, es ir de chanclas, sin correas, la comida se debe llevar en un porta transparente, le hacen un revolcón a los alimentos, requisan al visitante, después le pasan un detector de metales, le ponen un sello en la mano derecha para identificar al visitante. A pesar de tanta restricción, seguridad y control, es imposible creer que en los presos tenga celulares, marihuana y otros objetos que están prohibidos.

Si se cuenta con una cárcel pequeña, con tres patios y con una cantidad de aproximadamente 150 internos y fuera de eso no es mucho el personas que vienen de visita, o sea fácil y manejable el control de cada persona que ingresa, entonces por qué hay tanta vagabundería y corrupción en los patios, y a eso se le suma la complicidad de algunos guardianes que hacen parte de ser cómplice para dejar meter la marihuana, el bazuco, el perico, los celulares etc., a los patios.

Que los guardianes no salgan con el cuento que no saben nada, que no han visto nada, porque la verdad son ellos los cómplices de la corrupción tan grande que existe y no ha habido director que le ponga el tatequieto y el orden a eso.
 
En entrevista con un recluso cuenta lo siguiente: “La comida de nosotros es muy mala, a veces llega como si fuera una aguamasa y no solo eso, hay guardianes que nos maltratan, nos pegan, no humillan como también le pasa droga algunos de mis compañeros a cambio de plata”. Pero no solo eso, La verdad del pueblo pudo enterarse cosas más increíbles sobre algunos guardianes que reciben plata para que los presos que tienen domiciliaria, los deje andar o salir de Caucasia; cuenta un recluso.

 

Este es uno de los patios de la cárcel de Caucasia, donde puede verse las condiciones inhumanas. Ahí duermen, se bañan, lavan y cuando llueve tiene que levantarse a espera que termine de llover para seguir durmiendo, encima de ellos tienden la ropa, los baños son una cochinada como dice un refrán: ”vive mejor un perro en la calle que estos reclusos”.

Pero lo más llamativo es de un preso que habló a este medio todo indignado por el comportamiento de algunos guardianes, como Barreto y Ruiz.  Dice la fuente que son los que más camuflan cosas en el penal para entregárselas al que lo necesita y reciben su recompensa económica. Otro es un tal Jaramillo, es el judicial, “el que maltrata a los presos cuando se levanta de mala gana o pelea con la mujer, porque se desquita con los reclusos”, cuenta la fuente. 

Pero no solo es eso, también en la cárcel hoy lugares donde el interno debe pagar para estar bien. “Lo que llamamos la vip que existe”. Esto cómo lo permite la directora de la cárcel, tanta corrupción, cuando el centro penitenciario es como quien dice una casa y que su control es más fácil que la de las cárceles Bellavista, La Modelo, entre otras de mayor seguridad.

Las preguntas de este medio de comunicación son las siguientes: ¿Por dónde entran los celulares y la droga al centro penitenciario y a los patios? ¿Si en la cárcel de Caucasia tiene tres patios y es manejable su seguridad, entonces que pasa con el control?

La seguridad de la cárcel de Caucasia puede ser más segura que cualquier otra cárcel más grande que exista en este país, por lo que es muy pequeña y son muchos los guardianes que hay, todo es más controlable, en pesando por las visitas, ¿entonces qué pasa?

Información muy delicada entregada a este este medio: existen guardianes en complicidad con los internos, situación que no viene pasando ahora, si no años atrás, ¿será que hay confiabilidad en los guardianes del INPEC de Caucasia, cuando existe tanta corrupción?

Vale la pena que los organismos de control como la Fiscalía, Procuraduría y la misma Contraloría, realizaran sus respectivas investigaciones: primero, el manejo de los recursos en el presupuesto del INPEC y sus compras en los alimentos; segundo, el tema de la corrupción de algunos guardianes del INPEC con presos de la cárceles. Investigar por qué y cómo entran los elementos a los presos que son prohibidos y más en una cárcel que es manejable y segura para no dejar permitir o que se cuelen cosas que no se pueden permitir.

Es importante que se hagan una auditoria de parte de los organismo de control y dela dirección general del INPEC a la cárcel de Caucasia.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Noticia de hace unos meses y la modifica para que la gente diga pensando lo mismo. Que periodismo tan pobre.